PANGEA RIDER, así empezó todo

slide3

Hola soy Álvaro Pérez. Seguramente no sabrás quien soy,  pero me gustaría contarte mi historia. Soy arquitecto técnico y me dedico a la fotografía en Madrid, aunque soy de La Coruña y sangre peregrina recorre mis venas.

Mi pasión es contar historias a través de las imágenes, formar parte de los lugares y escuchar la vida y la gente. Descubrir cómo, tras los años vividos y los momentos elegidos, estamos uno al lado del otro, compartiendo un momento único y nuevo. Estos son los motivos por los que en mi cabeza siempre estará presente viajar. Por esta inquietud y por mis ganas de plasmar lo que ven mis ojos, empecé a forjar el proyecto de dar la vuelta al mundo y documentarlo. Lo que nació siendo un dibujo en una libreta se ha convertido hoy en una realidad.

No es un cuánto, un cómo o un cuándo; es un qué. ¿Qué motiva a una persona para dejar su trabajo, su tierra, su familia y sus amigos para emprender una aventura así en una moto? Sí, has leído bien: en una moto. Supone exponerse a todo tipo de condiciones: si hace frío te congelarás, si llueve te calarás y el sol te quemará… Pero esa es la naturaleza del viaje: Conocer y explorar.  Para conocer el entorno es necesario mimetizarse con él. En la vida tenemos demasiadas cargas que son prescindibles, ya sean materiales o mentales. Viajar en moto reduce a la mínima expresión lo que tienes y libera tu mente al afrontar situaciones que antes no creías posibles, destrozando tu zona de confort.

La vida es una constante toma de decisiones que nos van marcando el camino. Pero, ¿qué pasaría si quisiéramos salir de él para emprender nuestra odisea? Pangea Rider es la realización de este sueño y ahora es momento de compartirlo con todos vosotros, para que forméis una parte importante desde el principio.

PANGEA RIDER no sólo se centra en conocer y explorar lugares, o convivir con sus gentes. Formar parte de Pangea significa ayudar. Por ello, en colaboración con ONG´s y fundaciones, realizaré proyectos sociales durante el trayecto, intentando demostrar que con un poco de apoyo se puede cambiar mucho.

COMENCEMOS EL VIAJE